Camarero una de WIFI, por favor


Amanece soleado un domingo de septiembre y promete ser un gran día de playa, así que me propongo disfrutar de como popularmente se le suele llamar a esta época del año: El veranillo del membrillo, cuando parece alargarse el verano entre finales de septiembre y principios de octubre…

Pongo rumbo a Nerja, más concretamente a la Playa de Burriana, y de camino voy disfrutando del paisaje que ofrece la costa: La brisa del mar, las barcas en el horizonte, niños disfrutando de su último baño antes del primer día de colegio… y de repente, a la altura de Torrox-Costa, un chiringuito me rescata de mis pensamientos y llama toda mi atención, ¿el motivo? el nombre que había escogido para su establecimiento. La mayoría de este tipo de restaurantes se hacen llamar “Chiringuito…” seguido de un nombre propio o de algún tipo de nombre relacionado con la mar. Lo que me llamó tanto la atención de éste en particular no era el nombre sino lo que lo acompañaba… El rótulo publicitario decía así: “Chiringuito Paco WIFI” (ésta última palabra en mayúsculas).

La verdad es que me sorprendió ver cómo utilizan el WIFI como un reclamo para su negocio. La mayoría de los establecimientos anuncian este tipo de servicio en la puerta de su negocio con algún cartel informativo  que, a veces, pasa inadvertido. Pero sin duda, lo que más me alegró fue ver cómo los pequeños empresarios están siendo conscientes de que la manera de consumir turismo va evolucionando y se encuentra en un constante cambio. Renovarse o morir, ya lo dice el refrán.

WIFI, smartphones, tablets, … son palabras que forman parte de nuestro día a día y que en turismo han tomado una especial relevancia llegándose a convertir en sinónimos de facilidad, mejora de la experiencia, innovación, ventajas…

Que los pequeños negocios se adapten a las nuevas tendencias es sin duda una buena noticia para el sector turístico y si de paso consiguen combinar tradición con innovación y creatividad, a nuestro turismo le queda mucho por decir.

Saber transmitir las nuevas tendencias, los hábitos y la evolución constante en la que se ve inmersa la industria turística a nuestras pymes forma parte de nuestro trabajo para que entre todos hagamos de Andalucía el gran destino turístico que es, y ver un ejemplo como éste me alegra sobremanera.

¿Conocéis algún otro caso que queráis compartir con nosotros?

La promoción y el turismo son nuestra pasión. ¡Únete a nosotros!

3.- Mojácar, para ver las estrellas por Mariló Díaz


Siempre que puedo ,voy a Mojácar, el pueblo conserva el encanto original y fiel a su pasado árabe, dominando el horizonte, con sus casas blancas y buen carácter de su gente.

Nos alojamos, en el hotel Pueblo Indalo, unos apartamentos muy cerca de la playa, con todo lo necesario para pasar unas vacaciones.

Almería tiene una gran diversidad biológica y paisajista y, muy cerca de Mojácar , conocimos el único desierto que tenemos en Europa, el desierto de Tabernas, este paraje se caracteriza por un conjunto de cárcavas, recorridos por auténticos wadis (rios en los desiertos). Al interés paisajístico se une un alto valor botánico, pero en Tabernas , disfrutamos de auténticos escenarios de los westerns, convertido en Parque Temático,
por unas horas, fuimos protagonistas de nuestra propia de película .

Me gusta ir a Garrucha y, pasear entre su gente , ir al Mercado es un autentico placer, y comprar sus famosas y exquisitas “gambas rojas” lo es aun más.

Por las noches… ¡a los chiringuitos! conservados a pie de playa, tomándonos unas sardinas en “El Paso“, es un uno de los más antiguos , es una pequeña recompensa que sigue en la playa.

El turista que llega a Mojácar debe contemplar, las vistas del Mirador de la plaza o el Mirador del Castillo el punto más alto y que bonita es las Estatua de la Mojacaquera realizada en mármol de Macael, la fuente de los doce caños su FORTALEZA , sus IGLESIAS..

Hay una leyenda que cuenta que el creador de Disney nació en este bello pueblo y más de uno lo afirma y estoy segura que te dirán el sitio exacto, en ocasiones ponen globos de colores en su puerta.

Desde Agua Amarga, con sus casas sencillas , blancas al lado del mar (Al-Hawan) o el recorrido de los nueves faros, que iluminan el litoral, hasta Garrucha cerca de Murcia, lo que de verdad importa, es tocar el cielo desde algún rincón de Andalucía y , a Mojácar, ¡siempre quiero volver!

Autora: Mariló Díaz