Los Rotarios franceses se interesan por Andalucía


La pasada semana el Rotary Club de Avallon-Vézelay visitó Andalucía a través de un circuito de carácter cultural denominado “Merveilleuse Andalousie”, que incluía entre otras las poblaciones de Ronda, Sevilla, Córdoba, Granada, Málaga o Nerja. Procedentes de la región francesa de Borgoña, el grupo, de 25 personas, solicitó a través de la agencia organizadora una conferencia en su idioma que les permitiese tener un mayor conocimiento de Andalucía, especialmente en lo que a aspectos culturales se refiere.

Tras su llegada a Málaga y posterior alojamiento en un hotel cercano al aeropuerto, un compañero del Área de Marketing de Turismo de Andalucía se desplazó hasta el citado establecimiento para acompañarlos en su primera jornada en nuestra tierra. Más tarde, les fue ofrecida una presentación power point de una hora aproximada de duración, en la que los visitantes pudieron descubrir no solamente aquellos puntos incluidos en su itinerario por Andalucía, sino también otros que aún sin estar programados despertaron el deseo de los rotarios de repetir viaje a nuestra región.

El Rotary Club fue fundado en 1905 en Chicago por un abogado, Paul Harris, un ingeniero de minas, un sastre y un comerciante en carbones. Su principal finalidad era la de ayudarse mutuamente en sus actividades lucrativas, y rápidamente surgió la idea de servicio para preocuparse y mejorar el bienestar general de la ciudad donde habitaban.

Los rotarios llegaron a Andalucía en los años 20 del siglo XX, existiendo ya a principio de los años 30 los clubes de Sevilla, Córdoba, Cádiz, Ronda y Málaga.

Pero, ¿de qué forma influyeron los Rotarios en el despegue del turismo en Andalucía?

El Rotary Club de Málaga fue fundado en 1926 en el antiguo Hotel Regina por un grupo de personas pertenecientes a la alta burguesía de la Málaga de principios del siglo XX, que tuvieron una gran visión de futuro y que construyeron los pilares del desarrollo turístico de Málaga y su entorno, desde el aeropuerto al primer campo de golf de la provincia en Torremolinos, el Club de Campo, con el deseo de convertir a la región en un destino turístico de alto nivel. Apostaron por un turismo de calidad dirigido a la aristocracia y a la alta burguesía europea mediante una serie de actividades lúdicas de alto nivel que completasen el clima y playas andaluzas.

El francés Jaime Guillement abogaba en una de sus charlas en 1931 ante los Rotarios malagueños por la construcción de un aeropuerto (frente al insuficiente campo de aterrizaje de Churriana) que permitiera a los turistas “visitar pronto y rápidamente Sevilla, Granada y Córdoba”. Asimismo, argumentaba en esa misma conferencia el éxito que podrían tener en Málaga los campos de golf, “porque serían capaces de atraer a los extranjeros pudientes a buscar el sol”. Muchos de ellos, haciendo gala de su influencia o trabajo profesional, contribuyeron a que estos pioneros proyectos llegasen a convertirse en realidades en poco tiempo.

Sin duda, unos adelantados a su tiempo y unos extraordinarios visionarios de lo que más tarde sería el turismo de golf.

La promoción y el turismo son nuestra pasiónÚnete a nosotros!

* Mª José Rubia con Vinçent Picq, presidente del Rotary Club Avallon-Vézaley

Autora: Mª José Rubia

Añade tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s